Regatas-San Lorenzo, capítulo 4: un duelo bisagra, con mucho en juego

Cuarto episodio de las Finales La Caja, con San Lorenzo arriba en la serie pero un Regatas que cambió la dinámica. ¿Juega Paolo? ¿Cómo influirán los giros de la serie?
Regatas y San Lorenzo se miden en un prometedor y electrizante Juego 4 (foto: La Liga Contenidos)

- SAN LORENZO (2) - REGATAS (1)
. Juego 1: San Lorenzo 88 - Regatas 62 (1-0)
. Juego 2: San Lorenzo 103 - Regatas 76 (2-0)
. Juego 3: Regatas 78 - San Lorenzo 62 (1-2)

- Regatas (Corrientes) vs. San Lorenzo (CABA)
. Hora: 22:00. Dónde verlo: TyC Sports.
. Arbitros: Alejandro Chiti, Pablo Estévez y Juan Fernández.
. Estadio: José Jorge Contte (Corrientes).
. Historial: San Lorenzo 6-1. En la 2016/17: San Lorenzo 4-1. San Lorenzo 84-71 en Corrientes, 99-86, 88-62 y 103-76 en Buenos Aires; Regatas 78-62 en Corrientes.

Las Finales La Caja de la Liga tomaron un nuevo rumbo en Corrientes. Con el escenario situado en el José Jorge Contte y un Regatas que recuperaba a sus dos pilares, se podía predecir que la serie por el título iba a adquirir una nueva dimensión. Dependía mucho también de lo que podía hacer San Lorenzo, no solo de lo que le permitiría Regatas, y se terminó viendo en el tercer episodio de las finales del lunes. ¿Qué sucederá en este cuarto y decisivo juego?

Partido bisagra si los hay, Regatas estará ante la oportunidad valiosísima de igualar la serie si es que respeta el juego mostrado en el último partido y si es que consigue sostener ese envión generado. San Lorenzo sin embargo también tendrá una chance ideal, porque de ganar quedarán a tan solo un paso de la gloria y regresando a Boedo para un quinto punto. Obviamente cada uno saldrá a la cancha con ese incentivo, así que la expectativa estará en ver quién sacará mayor provecho ante este panorama.

Sin embargo, la serie en general ha pegado un giro bastante drástico a lo que venía aconteciendo. Varios factores están empezando a influir, por lo que la incógnita es cómo afectará cada aspecto al Juego 4 de esta noche. Ya no se habla solamente de la lesión de Paolo Quinteros, de la diferencia de San Lorenzo en los primeros dos juegos o del despertar de Regatas en su cancha donde está invicto, sino también de lo extradeportivo.

En este último aspecto, la final venía algo caldeada con cruces verbales y discusiones pero tras el Juego 3 tomó un clima mucho más picante. Situaciones que hicieron explotar la serie como el cruce de Ramírez Barrios con Safar o el suceso entre Lamas y Tassano desvirtuaron las finales, y habrá que ver si los resquicios de estos conflictos empiezan a actuar dentro de la cancha o tienen más episodios fuera de ella.

Pero el clima de la serie también ha cambiado a nivel deportivo. Regatas mostró una reacción interesante después de haber caído abultadamente en los primeros dos juegos en el Pando. Es cierto que estuvo en gran desventaja en aquellos partidos (sin Sims ni Quinteros), pero también es verdad que Regatas volvió a Corrientes bastante sereno sabiendo que la serie iba a empezar recién cuando se reincorporen al equipo sus dos estrellas. Volvieron Sims y Quinteros y Regatas no solo ganó sino que también propuso otro juego, mucho más áspero, de fricción, con una sólida defensa evitando los rompimientos de San Lorenzo y con una soltura muy marcada en su ofensiva.

Tanta superioridad y confianza mostró teniendo todo su equipo a disposición que llegó a sacar +18 de diferencia en el segundo cuarto (42-24) y desde ahí controló la brecha, sabiendo que esto también tuvo su gran mérito. El regreso de las estrellas de Regatas permitió que todo el equipo se potencie, porque también crecieron roles individuales que fueron determinantes (Martina, Espinoza, Troutman y Vidal). Y aunque en el rubro estadístico terminaron igualados, el trabajo de Regatas en el rubro rebotero también fue determinante.

"Los análisis siempre deben ser lo más globales posibles, porque cuando vos solo vas por una variable dejás muchas afuera. Creo que es el hecho de sentirse nuevamente completo el equipo. Entonces vos empezás a jugar naturalmente como pudiste jugar sesenta y pico de partidos. Me parece que estamos ante un rival que tiene gran jerarquía y nosotros queremos competir. Queremos hacer en el siguiente partido lo que hicimos esta noche", explicó Piccato post Juego 3, anticipando que también se podría llegar a ver un juego más físico y áspero como el del lunes, o al menos esa será la propuesta corrrentina.

En el otro costado, San Lorenzo estuvo lejos de la versión avasallante que exhibió en los primeros juegos de la serie y se vio mucho más contenido. El juego de fricción no dejó que se suelte, e independientemente de que se mantuvo en juego hasta las últimas instancias la realidad es que su efectividad no fue buena: 23/58 de cancha, un 39%, muy lejos del 53% que supo tener en los juegos de Boedo (73 aciertos sobre 137 intentos). Dentro de este apartado tampoco estuvo acertado en los triples, que había sido un factor de quiebre anteriormente. Se resume con San Lorenzo anotando solo 9 triples de 31 intentos (29%), demasiado lejos de los 12 y 16 que marcó en los primeros encuentros. ¿Será posible que San Lorenzo pueda tener dos partidos seguidos con tan baja efectividad? ¿Logrará Regatas llevar a San Lorenzo a otro mal juego?

"Regatas cambió totalmente la dinámica de la serie y nos dejó en una cantidad de puntos muy baja, 62. En el primer cuarto nosotros no defendimos bien y ellos nos hicieron 29 puntos; encontraron el tiro, el juego de ataque y desde ahí una ventaja con la que manejaron todo el partido. Evidentemente está respondida la pregunta de cómo iba a afectar que Regatas jugara con equipo completo y en su cancha, en donde está invicto. Por su parte, para nosotros hay muchas cosas a revisar para ver si en el Juego 4 podemos jugar mejor", analizó Julio Lamas la labor del Ciclón.

La gran incógnita a nivel deportivo es la presencia o no de Paolo Quinteros, que hasta los momentos previos al juego de esta noche no se sabrá si podrá jugar o no. Hablamos de una fascitis que depende de cómo evolucione en el minuto a minuto, y quedó demostrado cuando Paolo jugó a toda marcha durante gran parte del primer tiempo pero fue preservado en el complemento por los signos de dolor que tenía.

"Había que tratar de estar cómodo como se pudiera, lo intenté, aguanté 20 minutos y después ya no podía seguir. Aproveché el momento, aproveché que el dolor no era tan agudo, entonces fui manejándolo lo mejor que pude. Vamos a ver, vamos a ver cómo evoluciona y cómo me siento. Ojalá me sienta un poquito mejor, pero eso ya no depende de mí", se sinceró Paolo, que habrá que ver cómo llega al partido de esta noche, en qué condiciones y cuántos minutos puede estar.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor