Lábaque: Nunca creí poder vivir este sueño, supera cualquier título

Bruno Lábaque se despidió dejando una huella gigante en la historia de Atenas y la Liga, pero dice que todavía no cae en todo lo que generó y es un agradecido.



La 2016/17 quedará grabada como una temporada especial dentro de la historia de la Liga. Porque estuvimos ante el retiro de dos de los más grandes emblemas de los últimos tiempos, y uno de ellos tiene una historia de identificación tan fuerte que no solo es con la Liga Nacional sino también con Atenas. Hablamos del retiro de Bruno Lábaque, uno de los ídolos y referentes más grandes que ha dado el club más ganador de la historia, con todo lo que eso conlleva.

Pero ni en la imaginación de Lábaque se presentaba un escenario como el que se dio el pasado viernes. Cuenta el base cordobés que, si bien esperaba una linda despedida, el tremendo reconocimiento que recibió de todo el ambiente lo dejó sin palabras y lo colmó de lágrimas de emoción.

Más que nunca, al capitán del Griego se le erizó la piel en su última función, desde que trató de conseguir entradas para unos amigos y le comunicaron que dichas entradas se agotaron en cuestión de minutos, o desde que llegó al Cerutti y encontró todo el estacionamiento repleto una hora y media antes del partido, o simplemente desde que vio el Polideportivo colmado de gente que no se quería perder su último juego. Lábaque, auténtico y sin casete como siempre, explicó todas esas sensaciones junto a Básquet Plus.

- ¿Cómo transitás las primeras horas de esa rara vida de ex jugador?
. Mirá, la verdad es que los chistes de mis amigos, mi viejo y mis hermanos no terminan más. Hoy nos juntamos al mediodía con la familia por el cumpleaños de mi vieja, yo me pedí un plato de pastas y mi viejo me preguntó si comía pastas porque iba a jugar a la noche (risas). Pero de a poco me va cayendo la ficha, con pequeños hechos como el no haber hecho siesta hoy, todas cosas que antes tenía como rutina pero que ahora ya no voy a tener. Y de a poco me va cayendo todo, pero la verdad es que estoy feliz. Estoy feliz del cariño que me han dado tanto mi familia como mis amigos y la gente. Ya estoy enfocado con todo lo que es el armado del equipo para la próxima temporada, así que tengo la mente ocupada y eso también me pone muy contento.

- ¿Qué te pasó el viernes?
. La despedida fue una locura que me sobrepasó, no lo soñé nunca. El ver el estadio lleno, toda la gente que se acercó, el ver a mucha gente llorando también... es algo que me colapsó. Alguna vez lo vi en otros jugadores y decía "¡Qué lindo sería que alguna vez me pase eso!", pero no me imaginaba que me podía llegar a pasar. La verdad es que me sobrepasó, no paraba de llorar.

- Incluso los últimos partidos te diste el gustito de irte con una imagen intacta. ¿Fue por lo tan redondo que se dio todo que nunca lo pensaste?
. Tal cual, haber dejado una imagen de que podía haber seguido jugando y retirarme en un nivel aceptable la verdad es que me pone más contento.

- ¿En algún momento entrás un poco en la realidad de lo que representaste como ese gigantesco símbolo que supiste ser y seguramente seguirás siendo? No hablo únicamente de Atenas, sino dentro de toda la Liga.
. Mirá, lo hablaba hoy con mi esposa que es mi compañero de fierro y la que siempre escucho. Y le decía que todavía no caigo, creo que es algo que me voy a dar cuenta a medida que pasen los días o que tenga que ver los partidos de Atenas desde afuera. Puede durar meses o años también. Lo que pasa es que como nunca fui alguien de creérmela entonces la ficha no me cae. Lo que sí te digo es que segundo a segundo, teniendo en cuenta que pasaron horas de mi retiro, la gente y los mensajes que me han llegado me sobrepasaron y me van a hacer ver un poco esas cosas que decís. No es por exagerar ni nada, pero todavía tengo 300 mensajes de Whatsapp que todavía no abrí y que quiero responder uno por uno, y a algunos también, los más cercanos, los estoy llamando para pedirles disculpas por demorar en responder. Después también veo las páginas de básquet o los periodistas hablando y digo "Pucha, están hablando todas esas cosas de mí", y me está cayendo un poco todo por eso. Está bueno haber conseguido esto en lo que uno ama hacer y en el sueño que siempre quise tener.

- Me pongo a pensar que a la hora de reconocimientos se te vendrá algo fuerte a la cabeza, ¿Qué es eso en lo que pensás cuando ves todo lo que generás?
. Es difícil, y te voy a decir el motivo. Esto que pasó está por encima de cualquier título y cualquier reconocimiento que conseguí en mi carrera. Desde que era chico, desde que tengo uso de razón siempre quise ser jugador de básquet, siempre fue mi sueño. A medida que iba creciendo quería ir conociendo a todos los grandes jugadores, sacarme una foto, que me firmen un autógrafo... por eso te digo que esto que me pasó ahora fue algo que me superó, fue el logro más grande de mi vida. Nunca creí que podía llegar a generar todo lo que viví. No me considero un ídolo ni nada de eso, sino que me considero una persona común y corriente que fue tan afortunada de haber podido cumplir su primer sueño de toda su vida: ser jugador. Después con el tiempo y a medida que pasaba la vida soñé con ser papá y formar mi familia, pero mi primer sueño fue jugar al básquet. Y el haber podido lograrlo me hace estar agradecido a todos, a técnicos, a jugadores, a rivales, al público... a todos los que me ayudaron a conseguir este sueño. Por eso te digo que vivir lo que viví lo pongo por encima de cualquier cosa que me haya pasado en 24 años como jugador de básquet, más que cualquier título. Hasta me pagaban por cumplir mi sueño, una locura, entonces cómo no voy a ser un agradecido y creer que esto que me pasó fue lo más grande.


Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor