La esencia de San Antonio aplastó a Houston y está en la final del Oeste

Los Spurs superaron la ausencia de Leonard y le dieron un palizón a los Rockets: 114-75, serie 4 a 2 y a la final de conferencia donde los espera Golden State.



A pesar de los contratiempos que sufrió en la previa, San Antonio superó las piedras que tenía en el camino y le ganó a Houston con un autoritario 114-75. De esta manera, los Spurs terminaron de liquidar su serie ante los Rockets, los eliminaron por un global de 4 a 2 en este Juego 6 y se clasificaron a la final del Oeste donde ya los espera Golden State (arranca el domingo). Enorme muestra de corazón por parte del equipo de Gregg Popovich.

La historia a priori no pintaba nada sencilla porque la confirmación de la baja de Kawhi Leonard parecía un durísimo mazazo. Sin embargo, a pesar de que el alero fue resguardado por lesión, San Antonio le puso el pecho a la situación y rindió un examen fantástico en cuando a nivel colectivo. La verdadera esencia de equipo, con despligue asociado, mucha solidaridad y jugadores top que dieron la cara cuando más se los necesitaba.

Manu Ginóbili terminó la noche con 2 puntos (1/2 en dobles y 0/3 en triples), 3 rebotes y 4 asistencias en 16 minutos. El bahiense no tuvo una noche explosiva pero la que sí tuvo en el anterior Juego 5, pero de todas formas no fue necesario ver al argentino haciendo otro partidazo ya que jugadores como LaMarcus Aldridge o Jonathon Simmons se robaron el protagonismo principal.

Por un lado, Aldridge jugó seguramente uno de sus mejores partidos en playoffs desde que está con San Antonio. La rompió, en un rendimiento similar al que tanto supo explotar en su etapa en Portland y terminando con 34 puntos más 12 rebotes. Por otro lado, lo de Simmons fue una continuidad de su excelente momento, saliendo esta noche desde el quinteto inicial por la ausencia de Leonard y sumando una tarea con 18 unidades. Otro punto alto fue Patty Mills con 14 tantos y 7 asistencias.

No caben dudas que San Antonio superó una prueba de enorme carácter esta noche. Si bien ya venía surtiendo pasos sólidos por la baja de Tony Parker, el hecho de haberle ganado a un fantástico equipo como Houston y sin la presencia de su jugador franquicia tiene un valor agregado sensacional. Hablamos de la esencia de los Spurs, del corazón y de la actitud, de una forma de juego que va más allá de nombres propios. Incluso es mucho más que una manera de jugar, sino que hoy San Antonio demostró lo que es ser un verdadero equipo.

En la otra vereda no salió nada. Houston se vio intimidado desde el primer momento y San Antonio lo fue pasando por arriba con el correr de los minutos.

Si bien la diferencia final fue de +39, la máxima de San Antonio durante la noche fue de +42 y la progresión misma lo demuestra: 31-24, 61-42, 87-64 y el definitivo de 114-75 después de un último cuarto que terminó de aplastar la historia (27 a 11). La efectividad también fue abismal (53% de cancha contra 28%), así como la batalla de los rebotes (60 a 37). James Harden fue el claro reflejo de un equipo que nunca tuvo reacción, porque el Barba hizo un juego de lo más discreto con 10 puntos, 3 rebotes y 7 asistencias.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor