El Madrid abrió los cuartos con firmeza: 83-75 al Darussafaka

En el primer punto de los cuartos de final de la Euroliga, los españoles superaron a los turcos de la mano de Llull. Nocioni no jugó.



Los cuartos de final de la Euroliga ya están aquí y el Rey de Europa quiere recuperar su trono. Para ello, el primer escollo del Real Madrid en las eliminatorias está siendo el incómodo Darussafaka Dogus, característica a la que iban a hacer honor ya en el primer partido de la serie.
El conjunto turco, dirigido por David Blatt, puso las cosas difíciles de inmediato. Brillaron especialmente dos grandes anotadores como Luke Harangody y Brad Wanamaker que, con 8 y 7 puntos respectivamente, lideraron a los suyos a lo largo del primer cuarto (16-24). No iba a ser fácil para los de Pablo Laso.
Y menos iba a serlo cuando James Anderson ponía el +12 nada más arrancar el segundo parcial. El Real Madrid necesitaba reaccionar y para ello iba a tirar de una segunda unidad mucho más dura en defensa, aunque no demasiado efectiva en ataque. Anotar una sola canasta era un suplicio, y eso se puede pagar muy caro en partidos de este calibre.
Sin embargo, en el momento en el que el Darussafaka amenazaba con otra escapada, los de blanco lograron reaccionar al filo del descanso (36-37). La intensidad de Othello Hunter y un par de triplazos con la firma de Sergio Llull, fueron suficiente para apretar un marcador que se había puesto muy cuesta arriba.
El nueve veces campeón de Europa tenía que espabilar, sobre todo en el rebote. En esa faceta estaba concediendo muchas segundas oportunidades a su rival y por ahí, evidentemente, estaban encajando muchos puntos. Una sangría que era necesario frenar.
Tras la reanudación el equipo se mostró mucho más serio. Llull y Ayón entraron en calor para empezar a hacer de las suyas. Mientras, Dontaye Draper también aportaba su granito de arena con un triple y un nivel defensivo extraordinario. Pero en el otro bando Wanamaker seguía haciendo de las suyas a la vez que se apoyaba en su compañero Clyburn.
El encuentro se acercaba al último cuarto y el Real Madrid se encontraba mucho más cómodo. Las grandes figuras empezaban a lucir y eso se notaba en el marcador, que era de 61-53 en el momento en el que se llegaba a los diez últimos y decisivos minutos.
Una vez ahí, Jaycee Carroll hizo acto de presencia con dos triples que llevaron la ventaja por encima de los diez tantos. Dicha superioridad se mantuvo y, a falta de tres minutos para la conclusión, el luminoso lucía un 76-66 bastante alentador. Pero esto es la Euroliga, y aquí nunca puede darse nada por hecho.
Y es que con un minuto por jugarse, un 2+1 de Wanamaker volvía a apretar el resultado (78-75). Entonces Llull tuvo que acudir a la línea de personal y, tras errar el segundo tiro libre, se hicieron con el rebote ofensivo para que el de Mahón, como no, anotara un auténtico canastón (81-75).
Restaban 35’7 segundos y el Darussafaka no iba a rendirse. Pero no encontró la canasta en la siguiente posesión y, posteriormente, Luka Doncic cerró el triunfo del Real Madrid con dos tiros libres. Así, los pupilos de Pablo Laso se alzaron con el primer tanto de la serie que continuará el próximo viernes.
Sergio Llull volvió a aparecer en un gran partido y fue clave en la reacción de los suyos. 23 puntos, 1 rebote, 6 asistencias y 5 faltas recibidas para 23 de valoración fueron su carta de presentación en esta eliminatoria.
Andrés Nocioni: no jugó.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor