Poeta Lugones sacó el triunfo de la galera en un partidazo ante El Tala

Parejísimo, intenso, cambiante y cargado de dramatismo e incertidumbre hasta la última bola. Así fue el juego que Poeta Lugones de Córdoba le ganó como local a El Tala de San Francisco 63 a 60 (ver planilla), en un inicio apasionante de una de las series de playoffs de cuartos de final de la Liga Cordobesa Crelech




Para Poeta, que terminó festejando con su público como si se hubiera sacado una enorme mochila de encima, fue la 12ª victoria consecutiva: de esa manera se puso 1-0 en el cruce que proseguirá el próximo viernes en San Francisco. En caso de ser necesario, el tercer y decisivo encuentro se jugará el domingo 12, en Córdoba.

Si bien sumó su cuarta derrota al hilo (sexto tropiezo en sus últimos siete partidos), la visita hizo un muy buen planteo, mostró carácter en los momentos calientes y puso en peligro la racha invicta del elenco de la ciudad de Córdoba. De hecho, le pagó al local con su propia medicina: intensidad permanente y un ritmo demoledor a lo largo de los 40 minutos.

El juego tuvo condimentos para todos los gustos: cambió 10 veces de líder en el marcador, estuvo tres veces con el tablero electrónico igualado y mostró una serie de rachas que hicieron pendular no sólo la delantera, sino también los estados anímicos. En ese contexto, una ráfaga de 13-0 en el último cuarto resultó fundamental para que el público local celebrara como si hubiese logrado mucho más que otro eslabón en su cadena de victorias.


En el vencedor, que no tuvo una noche inspirada y cerró el juego con sólo el 38 por ciento de aciertos en tiros de campo, el base Ramiro Freiberg sumó 15 puntos (aunque con 5/14 en tiros de campo) y 7 asistencias, mientras que Julián Garate anotó 14 tantos y bajó 5 rebotes. El alero Santiago Ortega aportó 11 unidades (4/12 de campo), con aciertos determinantes en el último cuarto.

Otros dos jugadores que tuvieron un interesante aporte estadístico en el elenco dirigido por Lautaro González fueron Facundo Lazcano y Andrés Heredia: el pivot, que metió los puntos más importantes de la noche, contribuyó con 8 tantos, 9 rebotes y 5 tapas, mientras que «Nané» consiguió 5 puntos y descolgó 9 rebotes.

La visita, que se quedó sin su capitán Germán Rufino en el primer cuarto (fuerte contusión en la pierna izquierda: jugó sólo 6m06s), tuvo como máximo anotador a Pablo Renzi, quien anotó 14 puntos (6/12 de cancha) y les agregó 7 rebotes. Por su parte, Nicolás Caballo encestó 13 unidades (4/12 de cancha) y consiguió 5 rebotes.

Andrés Capilla, el hombre que tuvo la bola para empatar el partido sobre la bocina del cierre, finalizó con 11 tantos (4/11 de campo), mientras que Guido Falasconi sumó 8 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias. Finalmente, Jonathan Buzián consiguió 7 unidades y descolgó 7 recobres.



PARTIDAZO, DE PUNTA A PUNTA


Las ráfagas de puntos marcaron el juego. Fue, sin duda, un partido de rachas. De principio a fin. De hecho, el local arrancó 6-0 y El Tala lo dio vuelta con una seguidilla de 8-0, para irse arriba 8-6. Con triples de Augusto Barco y Ramiro Freiberg, el dueño de casa metió un 7-0 que lo puso 13-8 y le permitió encauzar el 16-10 del cierre del primer cuarto, luego de un acierto desde el perímetro de Santiago Ortega. Hasta allí, y de manera curiosa, el dueño de casa había metido 4/7 desde la medialuna y sólo 1/9 en dobles.

Un doble de Freiberg llevó la diferencia a 9 puntos en el inicio del segundo cuarto (19-10). ¿Cómo respondería El Tala? Con una racha, claro: los triples de Pablo Renzi y Nicolás Caballo lo pusieron a tiro y, poco después, con un doblazo de Gabriel Kalalo completaron un 10-0 para pasar al frente 20-19.

Andrés Capilla, con un bombazo de tres, y Guido Falasconi, con un doble en bandeja, estiraron la diferencia a 5: 25-20 para la visita. Allí apareció Julián Garate en el local y limó la diferencia (24-25), para llegar al descanso largo con la visita arriba por 3 puntos: 27-24.

Freiber, desde el perímetro, abrió el grifo ofensivo de Poeta en la segunda mitad: la potencia de Garate, el empuje de Facundo Lazcano y la calidad de Ortega moldearon un parcial de 10-1 para el local, que de pronto se encontró arriba 34-28. De todas maneras, no podría respirar con alivio en ningún momento.

A puro triple, El Tala reaccionó con todo: se puso en juego con una bomba de Falasconi y pasó al frente con otra estocada desde el perímetro de Caballo (39-38). El anfitrión volvió al liderazgo con una penetración con tablero de Freiberg (40-39), pero, una vez más, Falasconi sacudió la red desde la línea de tres (42-40 para los de San Francisco), mientras que Renzi metió un doble larguísimo en una contra, para estirar la diferencia a 6 para la visita (46-40).

Martín Varela, el capitán de Poeta, sería clave en las acciones siguientes. Recuperó una bola, lanzó apuradísimo casi desde mitad de cancha suponiendo que el cuarto se terminaba y capturó su propio rebote, para convertir un doble agónico y vital en lo anímico. Además, le sumó un oportuno triple en el inicio del cuarto período (45-48).

Cuando Poeta parecía resuelto a darlo vuelta, y el público local se había metido de lleno en la historia, Capilla clavó otro triple con carga simbólica, para dejar el marcador electrónico 53-46 a favor de la visita, que golpeaba con gran precisión en los instantes fundamentales del juego.

En ese momento crítico, el dueño de casa encontró su mejor versión. Encendió el motor un triple de Freiberg y puso segunda con una penetración de Ortega, que descargó para la conversión de Garate. El mismo Ortega sacudió desde la línea de tres, junto a su banco de suplentes, y luego se metió en el corazón de la zona visitante para depositar una bola de dos puntos. Un libre de Freiberg y un doble de Garate completaron un 13-0 que cambiaría la historia.

¿Definido? ¡Ni cerca! Jonathan Buzián convirtió un doble y Caballo sacó la capa de héroe: triple desde la esquina, muy cerca de su banco de suplentes, y doble con lanzamiento en suspensión, luego de un pick and roll. Así, en lo que se suponía el mejor momento del local, El Tala metió una ráfaga de 7-0 para irse al frente 60-59 y, de paso, encender todas las alarmas del equipo de la ciudad de Córdoba, con apenas 1m10s de juego por delante.

El último minuto fue una cosa de locos. Y puso sobre la mesa todas las cualidades de un deporte maravilloso. Lazcano pescó un rebote importantísimo, luego de un lanzamiento de tres de Ortega, y frotó la lámpara: metió un doble fundamental para pasar al frente (61-60) y, después de desatar un festejo alocado mientras caía al suelo, le añadió un libre luego de recibir una falta en esa acción (62-60).

Más tarde, Ortega consiguió un recupero y Freiberg recibió una falta: metió uno de sus dos simples (63-60) y el juego se transformó en una película de suspenso. El Tala puso toda la carne en el asador y repuso de costado para Renzi, que soltó una excelente descarga para el solitario lanzamiento de tres de Capilla, mientras Ortega intentaba volar para una tapa que parecía imposible: la bola tocó dos veces el metal del aro y se elevó. Mientras el lanzador caía de espaldas por la decepción, Poeta iniciaba un festejo que hasta hacía instantes era un nudo en la garganta.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor