Lábaque: No sigo más

El histórico base de Atenas habló con Mundo D y confirmó que esta será su última temporada como profesional.



Lábaque, cansado de las críticas

No está siendo una temporada sencilla para Atenas y mucho menos para Bruno Lábaque, centro de críticas de un sector de los hinchas cordobeses. A pocos días de haber cumplido los 900 partidos en la Liga Nacional (apenas el sexto en lograrlo), el base habló con Mundo D y dejó su situación muy en claro: se retirará al final de esta campaña.
"Hay que terminar esta Liga de la mejor manera y me despido. Yo dejo de jugar. Ya está, voy a cumplir 40 años y me fastidian un montón de cosas. Me cansé, no sigo más. Mucha gente me dice que tengo que terminar de otra forma. Pero ya está. Cumpliré 40 años, son muchos".
"El otro día jugué 30 minutos y me siento bien, porque aunque digan giladas, siempre me cuidé bastante. Estoy cansado mentalmente. En cualquier liga del mundo, desde el TNA a la NBA, los jugadores de mi edad tienen roles secundarios, incluido Manu Ginóbili que es el mejor jugador argentino, o Chapu en la ACB. Ellos no asumen el rol principal. Y esa era la idea de esta temporada, darle una mano al base, pero no fue así".
"Antes de empezar esta Liga dije que ésta sería la despedida. Jugaré mis últimos 20 partidos y hubiese dado la vida por retirarme de otra forma, jugando playoffs, una meta que me hizo seguir un año más".
"Ya me vengo preparando para el retiro. Seguiré ligado al club haciendo cosas, algo que ya empecé. Busco anunciantes, estoy con otra gente movilizando una campaña de socios para mejorar al club. Vendimos 100 abonos y para conseguirlos veo cómo se reniega. Trato de dar una mano y está la chance de ser mánager del equipo. Me gustaría cumplir el sueño de mi viejo para que el club tenga el estadio propio. Está ejecutado en un 70 por ciento y tendría capacidad para 2.500 espectadores".
"Hay cosas que no se saben. Los americanos no se hablaban entre sí, pero para muchos se fueron por mí. Cuando la otra vez se fue (Gustavo) Miravet, decían que se peleó conmigo. Cuando regresó era porque lo traje yo. Se volvió a ir y otra vez fui yo el culpable. Hay un cúmulo de cosas para este presente".
"Eso de ser el hijo de antes yo lo transformaba en alimento. Que me putearan me hacía bien. Pero hoy me cansa. Milanesio se comió a todos los bases que tenía al lado. Mi virtud fue no copiarle lo bueno de él, porque era único. Lo mío fue aportar lo que no hacía él, cómo defender toda la cancha y ser más aguerrido. Y así sumé 900 partidos en la Liga Nacional".

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor