Con una tremenda reacción, Golden State ganó en San Antonio 110-98

Los Spurs empezaron con baile (15-0, 29-7), pero después se durmieron una siesta eterna, que Golden State aprovechó para darlo vuelta. Manu sumó 6 puntos.



¿Hay algo que pueda explicar claramente lo que es San Antonio Spurs? Impresionan sus marcas: único equipo en jugar 20 años consecutivos playoffs en la historia de todos los deportes profesionales de EEUU; 20 años con más del 60% de triunfos (ídem), mejor récord de la historia de la NBA desde que llegó a la Liga en 1976 (71.3%)...Y venía de masacrar a Cleveland. Pero esta vez la historia fue opuesta. Después de arrancar con baile y sacar 22, terminó perdiendo por 110-98, para prácticamente despedirse del 1 global de la NBA. Curry fue la figura con 29 puntos. Manu sumó 6 y 2 asistencias en 17.
Lo que hizo San Antonio en el primer cuarto fue de cuadro, como el juego contra Cleveland. Una continuidad. Fue 15-0 de arranque, dejando sin anotar a Golden durante 4:15, y estirando la diferencia hasta una máxima de 22 (29-7), con un recital ofensivo variado (Leonard, Aldridge y, sobre todo, Green), aprovechando la enorme cantida de pérdidas de los Warriors (6 en los primeros 7 minutos, 4 de Green) y con una puntería correcta, nada del otro mundo.
Kerr y Pop mandaron a la segunda unidad al campo y las cosas cambiaron dramáticamente. Mientras que los Spurs extrañaron horrores a Leonard (nadie tomó la posta ofensiva), los Warriors encontraron muchas respuestas en los suplentes: Iguodala, una siempre eficaz rueda de auxilio, mostró el camino y ahí recién de prendió Klay Thompson. Pop mantuvo demasiado ese esquema en cancha y, cuando se quiso acordar, tenía a Golden encima.
Volvió Leonard al campo (41-29), pero ya no tan fino, mejor defendido escalonadamente y con sus compañeros imprecisos. Curry calentó el pico y el combo fue letal: 45-45 a 3:29 del final del cuarto. Un ratito de Gasol y algún error de GSW impidió que los Warriors se fueran al descanso largo arriba, pero ya no había diferencia en el juego (57-54).
Difícil explicar cómo el mismo equipo que había sacado 22 podía ser el que ahora era sacado de la cancha por los Warriors. Curry tuvo un tercer cuarto memorable y el parcial de su equipo llegó a ser de 60-30 para ponerse 8 arriba (59-67), y pasar a controlar la historia con mucha autoridad. Iguodala hizo mucho daño, Curry fue un generador de opciones, tanto para él como para el resto (16 puntos en el período) y lo que antes le entraba a SAS, ahora iba adentro para GSW (5/16 en cancha para el local y 12/24 para la visita en el 3C). Así y todo, los Spurs tenían 12 minutos para revertir una situación no tan amplia en contra (77-84). Claro que el rival no era cualquiera, era el mejor de la temporada.
Un buen ingreso de Anderson y la polenta de Lee, más un mejor pasaje de Manu, parecía que podía darle a San Antonio otra energía, pero lo que mejoraron adelante lo empeoraron en defensa, porque como Mills no funcionó, Pop prefirió ir con Parker, y atrás le quedó un equipo frágil. No hubo caso. El francés tuvo uno de los peores partidos de su carrera y, por más que el entrenador metió todo lo que tenía para los 6 minutos de cierre, el tren ya había descarrilado.
Golden State se lo terminó llevando con tranquilidad, quizá por una diferencia exagerada, pero la realidad es que marcó la cancha desde mitad del segundo cuarto en adelante, se ajustó atrás, tuvo rendimientos de algunos reservas estupendos (Iguodala, West, sobre todo) y no permitió que su rival dominara en el duelo de estilos. Curry fue la figura con 29 puntos, pero no fue el único destacado: Thompson terminó con 23, West con 15 e Iguodala con 14).
. Manu Ginóbili: suplente, 6 puntos (0/2 dobles, 2/5 triples), 3 asistencias, 1 rebote, 2 robos y 1 pérdida en 16:57.

Fabián García / fabiangarcia@basquetplus.com
Enviado especial a San Antonio (EEUU)
En Twitter: @basquetplus

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor