Se escribió un nuevo capítulo del maleficio de LeBron en Utah

Ya suman seis los años en los que LeBron James no puede irse victorioso del estadio del Jazz, algo curioso porque ha ganado varios anillos NBA en el transcurso de ese tiempo.



El 5 de enero de 2010 comenzó una maldición para LeBron, la de no poder ganar en Salt Lake City. En aquella fría noche de invierno de Utah, tuvo la victoria entre los dedos. Sin embargo, se la arrebató un triple sobre la chicharra de Sundiata Gaines, un ignoto jugador que estaba jugando con un contrato de diez días. Aquel fatídico 97-96 marcó el inicio de una serie de resultados desfavorables para James, tanto con la camiseta de Cleveland, como con la de Miami.
En el recorrido hay más derrotas de este estilo. La más reciente ocurrió en la temporada pasada, cuando un triple de Gordon Hayward sobre la chicharra le dio la victoria al Jazz 102-100. De esa manera, echó por tierra las ilusiones de LeBron, que había anotado seis puntos en doce segundos para igualar el juego en 100.
En el 2012, cuando el Rey ya jugaba en Miami, tampoco pudo esquivar la mala fortuna de Salt Lake City: Devin Harris encestó un triple a falta de 4,5 segundos para que el Jazz adelantara 99-98 al Heat. LeBron tuvo la última bola, para ganar el juego, pero luego de una buena marca tuvo que pasársela a Udonis Haslem, quien finalmente falló.
Anoche se redactó otro capítulo tras la derrota 100-92 de los Cavs, para agigantar aún más la leyenda de la desdicha del Rey en Utah. La caída se produjo en el marco del debut de Kyle Korver con la camiseta de la franquicias de Ohio. Sin embargo, no puede decirse que LeBron tuvo un mal partido: anotó 29 puntos, junto con 6 rebotes, 5 asistencias y 4 robos. Simplemente la suerte no estuvo a su favor. También hay que aclarar que enfrente tuvieron un equipo serio, que fue superior en muchos pasaje del partido, basándose en su juego de conjunto y en la habilidad de Gordon Hayward.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor