Atlanta amargó a los Spurs en un partidazo: 114-112 en suplementario

Tanto Hardaway como Millsap lideraron a unos Hawks que apagaron a San Antonio. Los texanos no pudieron aprovechar sus últimas posesiones.



San Antonio cortó su racha ganadora con una derrota en casa de Atlanta. Fue por 114-112, en suplementario y en un partidazo que le dio apertura a la jornada NBA del domingo, la primera del 2017. Los Spurs venían de cuatro victorias al hilo pero arrancaron este año con el pie izquierdo, perdiendo ante el quinto clasificado del Este en un duelo parejísimo.

No fue una gran noche para los texanos independientemente del regreso de Kawhi Leonard (volvió tras una gastroenteritis pero se lo vio fuera de ritmo). Los Spurs sufrieron durante todo el complemento a un tremendo Paul Millsap (32 puntos y 13 rebotes) pero también padecieron la descollante tarea de Tim Hardaway Jr (29 puntos), desequilibrante para darle la victoria a los Hawks.

Lo mejor de San Antonio fue LaMarcus Aldridge (27 unidades y 13 tableros), mientras que Manu Ginóbili cumplió una buena tarea con 10 puntos (1/2 en dobles, 1/3 en triples y 5/5 en libres), 3 rebotes, 3 asistencias, 2 robos, 1 pérdida y 2 faltas en 20 minutos.

¿Un dato? El relacionado a Mike Budenholzer y San Antonio. Desde que el técnico dejó el staff de entrenadores de los Spurs para pasar a Atlanta en el 2013, Budenholzer nunca le pudo ganar a su antiguo equipo y obviamente no pudo vencer a su mentor Gregg Popovich. Estaba 0-6 en enfrentamientos desde entonces, por lo que hoy ha sido un día importante para el entrenador de Atlanta quien finalmente quebró esa maldición.

La historia arrancó bastante pareja, sin ninguno de los dos equipos mostrando algún tipo de superioridad pero con el detalle de que las defensas tardaron en ponerse firmes. A los dos equipos les costó imponerse defensivamente, por eso los espacios se abrieron con mayor facilidad. Se lo terminó llevando San Antonio por 27-25, combatiendo contra Millsap y Korver de la mano de algunos artistas como Parker, Lee, Gasol y Ginóbili.

Atlanta arrancó mejor en el segundo periodo y logró un despegue interesante en un par de minutos (36-27). Sin embargo no fue suficiente porque los Spurs volvieron a aparecer, con la mano de Parker y un bombazo de Green para ajustar la brecha a una posesión. Leonard no estaba haciendo una buena noche y los Spurs lo sintieron, aunque gracias a un doble del alero y una carrera impulsada por Aldridge más Gasol la tendencia pasó a favorecer a los texanos por 46-44 al ingresar al descanso largo.

Los Hawks siguieron teniendo mejores inicios pero nunca generaron un despegue definitorio ni los pudieron conservar. Cada vez que se simuló un despegue siempre apareció una acción ofensiva de San Antonio para contrarrestar y limar la brecha, gracias a un muy activo Aldridge (de lo mejor siendo el sostén del equipo).

Con un buen pasaje de Manu los Spurs, más el siempre presente Aldridge y un par de puntos vitales (Parker cada vez mejor, Gasol participando y algunas cuotas de Lee), los Spurs fueron los que tomaron una delantera interesante en el arranque del tercer periodo.

Llegaron a escaparse por 68-59 a tres minutos de terminar el parcial demostrando una mejoría, pero un entonadísimo Millsap (determinante durante toda la noche) lideró una embestida que puso a Atlanta nuevamente en la órbita: 74-69 a favor de los texanos.

Se preveía que el último parcial iba a ser igual de combativo por el trámite que presentaron los periodos antecesores. Y así fue, porque Millsap siguió enchufadísimo, apretó al acelerador y tuvo su pasaje más productivo de la noche para combatir los planes texanos (con Mills y Aldridge) y quebrar la resistencia. Los Hawks lo dieron vuelta con un golazo de Hardaway para pasar a estar 84-82 arriba a menos de ocho minutos.

La mano que dio Hardaway fue revitalizante, entrando desde la banca y siendo un factor sorpresa que hasta el momento no había entrado en acción pero que cuando lo hizo generó un duro problema. Aldridge, Parker, Mills y los triples de Green tuvieron lugar en la escena, pero Atlanta ya había reaccionado con Millsap y luego se siguió sosteniendo con Schroder, Korver y el tremendo Hardaway.

De poco alcanzaban los muy buenos trabajos de los exponentes texanos, porque Atlanta siempre estuvo presente para revivir. Ya confiado, metido en partido y mostrándose muy picante, el equipo de Budenholzer siempre encontró respuestas y forzó el suplementario con un nuevo bombazo de Hardaway para igualar en 100 a 3s del cierre. La última bola del tiempo regular fue para San Antonio, con Leonard intentando un fade away que prácticamente salió de adentro, finalmente no entró y el juego entró en la prórroga.

Hardaway estaba altamente confiado por su exquisito momento y lo siguió demostrando en el arranque del tiempo extra. Junto con Schroder, la ya clara figura de Atlanta (además de Millsap) lideró al local a un buen 112-106 a 1m39s del final. No obstante, el empuje de San Antonio volvió a hacerse presente con Leonard, ahora con el alero empatando el duelo en 112 tras un triplazo y a medio minuto del cierre.

Pero igual Atlanta sacó ventajas, por mayor agresividad para atacar y sobre todo para buscar los rebotes ofensivos. En este último punto hay que destacar ese factor clave porque San Antonio tuvo errores para tomar los balones aéreos en defensa, perdiendo dos rebotes importantes que, con falta mediante, enviaron a la línea a unos Hawks que se pusieron 114-112 arriba con 3s para el final.

La última volvió a quedar en manos de los Spurs pero nuevamente sin suerte. Leonard encaró rumbo a la anotación y logró soltar el balón, pero la bola pasó del otro lado del aro y a pesar de que Aldridge trató de corregir el tiro la pelota finalmente no ingresó. Terminó consumiéndose el resto del tiempo y los Hawks se llevaron la historia.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor