Raptors - San Lorenzo, para quedar en la historia

El campeón de la temporada 2015-2016 de la Liga protagonizará a las 20 un histórico partido frente a Toronto Raptors, la franquicia canadiense de la NBA.


El básquetbol argentino y la NBA se cruzarán hoy, por primera vez en la historia, en términos de clubes y franquicias. Ese, más allá de los nombres intervinientes, es el suceso que se impone. Es curioso: muchos equipos de diversas latitudes se han medido a alguno de los 30 gigantes del Norte, pero jamás, a pesar de que Argentina es el único país que fue capaz de arrebatarle un oro olímpico a los NBA, se habían enfrentado dos equipos de sus respectivas ligas.

“Cuando uno no quiere, dos no pueden”, reza cierto dicho popular. Pues bien, para que San Lorenzo, campeón de la Liga Nacional, y Toronto Raptors llegaran a enfrentarse hoy a las 20, hubo un trabajo silencioso y extendido en el tiempo, tanto acá como allá, por separado y en conjunto. Y esta noche se verá parte del resultado cuando se escriba una página dorada para el deporte argentino.

Desde que en 1978 se enfrentaran Maccabi Tel Aviv de Israel y Washington Bullets, se sucedieron encuentros entre equipos FIBA y NBA. En mercados latinos en plena expansión y con economías más importantes en términos regionales, como Brasil y México, la elite llegó hace no mucho tiempo en forma de cruces entre clubes o “Global Games”, como se conoce a los partidos NBA que se llevan a cabo en otras latitudes.

Para que fuera el turno de Argentina, mucho tuvo que ver Juan Uro, argentino y vicepresidente de Finanzas y Estrategia Global de la NBA, quien ya desde su llegada al puesto en junio de 2015 pensó en hacer ese sueño realidad. Dirigentes que pasaron de trabajar en la Federación Internacional a hacerlo en la NBA, conexiones entre directivos brasileños y de San Lorenzo y la visión de la conducción azulgrana se convirtieron en un combo que desembocó en la organización de este partido, que por el momento será el único pero que espera ser apenas el que abra las puertas del futuro.

El amistoso de pretemporada de esta noche es la muestra más tangible de muchos otros lazos que comenzaron a tejerse entre el básquetbol argentino y el estadounidense. Ejemplos de ello, tras la alianza anunciada en julio (cuando Argentina estaba de pretemporada en Las Vegas) entre la Confederación Argentina de Básquetbol y la NBA son el “NBA3x” que se realizó hace algunas semanas en Palermo, con el formato que se juega de a tres jugadores y con un solo aro, y el programa Jr. NBA, que por primera vez instala al básquetbol entre las escuelas y cuyos torneos, clínicas y y entrenamientos llegan a más de 2.000 chicos del país.

Toronto Raptors, el rival de esta noche de San Lorenzo, es una franquicia “nueva” (comenzó a jugar en la NBA en 1995, cuando se abrió la participación para equipos de Canadá), pero que deportivamente creció mucho en las últimas temporadas: lleva tres años seguidos metiéndose en playoffs y en la última campaña quedó a dos pasos del título, ya que llegó a la final de la Conferencia Este, en la que perdió con Cleveland -a la postre, campeón-. Ex equipo de Luis Scola, tiene una gran media cancha con Kyle Lowry y DeMar DeRozan, medallistas de oro olímpicos en Río de Janeiro.

La palabra del técnico

Cuádruple campeón de la Liga Nacional, oro y bronce en Torneos de FIBA Américas y cuarto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con la Selección, Julio Lamas vivirá otro momento histórico en su carrera. En diálogo con Clarín desde Toronto, el entrenador de San Lorenzo comentó sus sensaciones de cara al partido de esta noche: “No mido esto desde mi perspectiva personal sino desde la colectiva. Para San Lorenzo en particular y para el básquetbol argentino en general, este primer partido ante un rival NBA es increíble. Seguimos abriendo puertas”.

Lamas sabe que será mucho más que un partido. “Al salir a la cancha seremos San Lorenzo, pero también seremos la Liga Nacional -contó-. No sólo a los jugadores les sirve: llevamos seis días de actividades conjuntas entre los staffs y las directivas. Nos llevamos una gran capacitación extra”.

¿Qué espera del juego? “Buscaremos competir. Para eso es determinante jugar un partido casi perfecto. Tendremos que tomar buenos tiros, para no permitirles correr el contraataque después de nuestros fallos, porque en ese punto son muy difíciles de vencer -respondió-. Y en lo defensivo, entre los primeros 5 y 10 segundos de sus posesiones tendremos que defender al límite de nuestras posibilidades físicas. Será algo espectacular en todos los sentidos”.

Informe: Clarin. Foto: Prensa San Lorenzo.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor