Los equipos NBA todavía deben cortar a 126 jugadores

Se mantienen en total 576 entre los 30 equipos, cuando la cifra no puede superar los 450 (15 por franquicia). En la ruleta hay 3 argentinos: Lapro, Garino y Brussino.



Un gran informe hizo hoy el colega Eric Pincus, de Basketball Insiders, en relación a la enorme cantidad de movimientos que se darán de acá al 25 de octubre, cuando comience la temporada 2016/17. Cada una de las 30 franquicias puede contratar a 15 jugadores (total: 450), pero al día de hoy, tienen en sus rosters a ¡576! Esto significa que 126, como mínimo, serán cortados, ya que no están obligados a tener 15 contratos (pueden ser menos).
En esa ronda de ansiedad, obviamente, están involucrados más de 126 jugadores, porque son unos cuantos los que no tienen su lugar asegurado. Para ser concretos, de los 576, hay 154 que no tienen contrato completo garantido, o sea que pueden ser cortados.
Dentro de esta carnicería que se concretará en los próximos días, sobre todo desde que comenzaron los partidos de pretemporada antes de ayer, están 3 argentinos: Nicolás Brussino (Dallas), Patricio Garino y Nicolás Laprovittola (San Antonio). No es la misma situación para cada uno.
Brussino tiene contrato garantido por 100.000 dólares, pero en caso de no quedar iría a la D-League. Caso muy parecido al de Pato Garino. Distinto es lo de Laprovittola, que si no queda en el roster de 15 no continuaría en la D-League. Veamos cada caso.
Brussino está en Dallas, donde seis jugadores pelean por un lugar. Cuatro tienen un mínimo garantido. Uno es Brussino (100.000 dólares). Los otros: Dorian Finney-Smith (100.000), Kyle Collinsworth (75.000) y Jameel Warney (20.000). Sin contrato al menos parcialmente garantido: Keith Hornsby y CJ Williams.
De ellos, salvo Williams, todos vieron acción el sábado ante New Orleans y se espera que ocurra hoy lo mismo contra Charlotte. De los que jugaron, Brussino fue el que mejor planilla tuvo, aunque eso obviamente no es decisivo, aunque sí importante. Sumó 13 puntos en 22:31 minutos. Finney-Smith terminó con 3 y 4 rebotes en 20:30, Collinsworth con 3 rebotes en 15:29 (sin puntos), Warney con 6 y 4 en 15:29 y Hornsby con 4 puntos en 12.
Finney-Smith es un alero tirador, Collinsworth un escolta con poco lanzamiento, Warney un ala pivote, Hornsby un guardia lanzador y Williams lo mismo. Salvo Williams, el resto son rookies sin experiencia profesional, recién salidos de la NCAA. Williams jugó en Chipre, Italia, Francia y en D-League. Brussino es el otro que ya lleva varios años en el profesionalismo. De alguna manera, ellos dos son los que pintan estar un paso adelante del resto, pero también habrá que ver qué puesto quiere reforzar Carlisle.
En el caso de San Antonio, la situación es medianamente parecida, aunque con un aspirante menos. Hay 5 para un puesto: Lapro, Garino, Bryn Forbes (125.000 garantidos), Ryan Arcidiacono (75.000) y nuestro conocido, el canadiense Joel Anthony.
Acá está más claro que dependerá más de una cuestión de necesidades que tenga Popovich en su cabeza. Que 3 de los 5 sean bases hace pensar que ahí es donde más está mirando. Garino es un dos/tres y Anthony un pivote. De los 3 bases, por lo que dijo Popovich antes de salir para Phoenix, él quiere ver quién se convierte en un gran compañero de equipo, quién encaja, quién acepta cumplir un rol, quién tiene mejor ética de trabajo. Los intangibles.
Si tomamos esa tendencia, las acciones de Laprovittola quizá suban, porque tiene mucha experiencia internacional liderando equipos (en Argentina, en Brasil, en Lituania y en España, además de la selección), porque ya está curtido y porque, no es necesario decirlo, tiene un apoyo extra que es Manu Ginóbili en el plantel.
Nosotros tenemos una teoría, quizá descabellada. Teniendo en cuenta que todos creemos que Parker está en declive, no sería demasiado extraño que este año Popovich lo cuide especialmente, dándole muchos partidos de descanso. En esos casos, necesitaría un base más para acompañar a Mills y Murray. Si bien el base suplente muchas veces es el propio Ginóbili, formalmente lo sería Mills, que no es precisamente un pensante. Murray tiene 20 años y mucho futuro, pero es muy pichón. Y Arcidiacono, que la rompió toda en la final NCAA, también carece de experiencia.
Si nuestra teoría fuese correcta, Lapro tendría buenas posibilidades. Para este año en concreto, quizá sea el mejor preparado para cumplir un rol puntual durante una determinada cantidad de partidos. Su tema es que físicamente demuestre que puede competir sin problemas, algo que empezará a demostrar esta noche.
Lo de Garino es un poco más complicado, una apuesta a futuro, como el propio Arcidiacono, o Murray. Saben que está casi listo, pero no tienen apuro y, llegado el caso, esperarán que se termine de armar en la D-League. Los juegos serán muy importantes para todos, pero no por la planilla que consigan, sino por las situaciones concretas que Popovich necesita ver. 

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor