Los Timberwolves están preparados para su explosión

A la hora de señalar posibles sorpresas de la temporada NBA, uno de los equipos más apuntados es Minnesota. Los Timberwolves tienen una colección de talento joven impresionante, que no han hecho más que potenciar con la llegada de Kris Dunn. ¿Será por fin el tiempo de dejar de ser promesa, para ser efectivamente una realidad?


Está claro que a la hora de hablar del potencial de los Wolves, todo comienza con Karl-Anthony Towns. El pivote tuvo un año de novato superlativo (18,3 puntos, 10,5 rebotes y 54% de cancha) y ya no solo se lo considera un gran proyecto, sino uno de los mejores jugadores en su posición de toda la competencia. Tiene todo: potencia, inteligencia, altura, juego de poste bajo, de frente, tiro, pase, defensa y lo mejor, no es egoísta. Hace tiempo no aparecía un interno así.
Pero Towns no está solo. El canadiense Andrew Wiggins ya se ha consolidado como uno de los mejores anotadores del torneo (20,7 puntos) y aunque debe progresar en algunos aspectos psicológicos, tiene el talento y la capacidad atlética para ser una excelente segunda opción detrás de Towns. Y si a todo le sumamos la conducción de Ricky Rubio, estamos hablando de una columna vertebral sumamente sólida en tres puestos claves del quinteto inicial.
Sin embargo, probablemente la mayor ilusión con respecto a Minnesota, es que no ha dejado de sumar calidad. En este caso lo hizo con el base Kris Dunn, un candidato temprano a rookie del año. El ex jugador de Providence se destacó en la Summer League y dio claras muestras de que tiene nivel de sobra para la NBA. La pregunta es cuán grande será su rol en el equipo y si a la larga, forzará el traspaso de Rubio. Juntos parece difícil que jueguen.
El otro punto esperanzador para Minnesota viene desde el banco de suplentes, con la llegada de Tom Thibodeau. Es cierto que el ex de los Bulls tuvo su buena cuota de críticas durante sus últimos años en Chicago, pero su autoridad, disciplina e intensidad parecen caerle como anillo al dedo a los jóvenes Timberwolves. Si alguien puede darles ese último golpe de horno, es Thibodeau. Además, el nuevo DT es conocido por ser un especialista defensivo, justamente donde vienen de fallar en la 2015/16: terminaron 28°, comparado con un ataque que finalizó 12°.

A su vez, el equipo también tiene sus incógnitas. Una de ellas pasa por el explosivo Zach LaVine, quien se proyecta como el escolta titular. ¿Podrá terminar de consolidar desde lo basquetbolístico, su enorme talento natural? Viene de una buena temporada, pero es uno de los que debe dar un salto de calidad. Por otro lado, ¿es Gorgui Dieng el compañero ideal para Towns en la zona pintada?, ¿o al ex de Kentucky le vendría mejor jugar de cinco, con un cuatro abierto a su lado?
Con Minnesota no hay que perder la perspectiva. El equipo viene de tener el quinto peor registro de cualquier franquicia NBA en la pasada campaña y más allá del enorme talento de su plantel, los procesos suelen tomar su tiempo. Que los Wolves sean candidatos a sorpresa no signifca que vayan a pelear por el liderazgo del Oeste o ni siquiera, que sean grandes candidatos a playoffs. Pero mientras la leyenda de Kevin Garnett se aleja, nuevos aires de esperanza e ilusión comienzan a soplar en el Target Center.
Puntos altos. Tienen una verdadera superestrella en Karl-Anthony Towns. Poseen talento y capacidad atlética en todas las posiciones. Sumaron a un muy buen entrenador como Thibodeau.
Puntos bajos. Les falta experiencia y demostrar que pueden competir contra equipos más formados en el durísimo Oeste.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor