Manu: Lo importante es que dejamos una marca, una huella

Compartimos la palabra de Manu Ginóbili, hablando sobre lo que le tocó vivir en el partido ante Estados Unidos y su gran despedida.

Manu Ginóbili jugó este miércoles probablemente su último partido con la selección Argentina y luego de la derrota ante Estados Unidos, dejó sus sensaciones sobre el emotivo momento vivido, la decisión del retiro y mucho más. Un Manu tan auténtico como siempre y que no necesita mayor introducción.
- ¿Qué se te pasó por la cabeza hoy?
. Estuve muy tranquilo, traté de no vivirlo como algo tan especial o distinto, sino como algo importante como lo que era: un cuartos de final de un Juego Olímpico. Hice la misma rutina. Pero por momentitos, uno sabe que el de la mañana posiblemente fue el último entrenamiento, que era el último partido, a veces viene a la mente, pero no me afectó tanto en mi rutina. Por momentos lo comentamos con Chapu, que es compañero en la habitación. Pero todo mi plan se vino abajo en el último minuto. Uno quería irse con la cabeza gacha al vestuario y pasar desapercibido, pero todo conspiró para que no sea así. Primero Oveja que me dijo que me iba a poner de nuevo y después me saca para el aplauso. Después alguien aparece con la pelota y me hace volver a la cancha. Mis compañeros... se hizo un momento muy emotivo. El afecto de la gente. Realmente fue imposible contener la cordura y la serenidad. En un momento me quebré.
- ¿Muchos flashbacks en esos minutos?
. Un poco sí. Saber que un ciclo termina. A un tipo que va por última vez al trabajo posiblemente también le pase. O al que termina un ciclo muy importante en su vida, por el que resignó un montón de cosas, por el que gozó como nadie y sufrió como pocos. Cuando termina algo así, pasa a ser un poco emotivo. Es inevitable.
- ¿Te quedó algo pendiente?
. No. Quizá si no hubiéramos ganado algo grande, hubiera dicho eso. Pero esa espina nos la sacamos hace un montón de tiempo y seguimos compitiendo y jugando de la misma manera, como si no la hubiéramos ganado. La verdad que no me quedó nada. Tengo la enorme fortuna de decir que a los 39 años jugué otro Juego Olímpico. Volví a disfrutar, me sentí util, no vine de adorno, creo haber contribuido. Hicimos un buen papel, clasificamos a los cuartos. Nos tocó el mejor equipo del torneo y no pudimos pasar, pero así y todo soy un tipo muy afortunado de poder estar en ese momento.
- Hay una sensación de que hoy se está terminando el mejor equipo de la historia del deporte argentino... ¿cómo tomás eso?
. No está en mi hablar de eso. Es muy difícil hablar de distintos deportes, distintas épocas y demás. Yo sé que posiblemente hayamos marcado una época. Fueron 15 años, un montón de tiempo, con varios de los mismos jugadores. Eso no pasa habitualmente. Se ganó un oro olímpico, algo impensado en la historia de nuestro deporte. Así que sí, hemos logrado cosas que generaron un impacto. Si somos el mejor, el segundo, el tercero, a quién le importa... lo importante es que dejamos una marca, una huella, que la gente se sintió identificada con lo que hicimos, nos respeta, nos quiere, nos demuestra ese afecto y eso es muy valioso también. A veces hasta más que el título en sí.
- ¿Cuán feliz te hace despedirte con tus hermanos?
. Obviamente que tiene un valor distinto. Si fuera yo con 11 chicos de 23 años, hubiese sido impactante por otras cosas, pero el hecho de jugar con Luifa hace 20 años, Chapu hace 17, Cabeza 14... al mismo tiempo pensás en los que no están. Fabri entrevistándome, Pepe comentando por ahí, los demás mirándolo en su casa. Fueron parte de todo esto. Son mi vida adulta prácticamente entera. Es cierto que hubo años sin jugar, pero me quedó con un montón de anécdotas, un montón de historias que no se van a olvidar por más que me retire. Y si me junto con Gabi Fernández, como pasó hace un mes, salen historias y nos cagamos de risa. Y va a pasar lo mismo con Luifa, con Pala, Pepe, Puma o quien toque. Vivimos cosas impactantes y estoy muy orgulloso de haber sido parte de todo esto por tanto tiempo.
- Te das cuenta que estás en la misma lista que Maradona, Vilas... te retirás de la selección y dejás un vacío muy grande.
. Bueno que se yo, en mi va a quedar un vacío. No sé lo que puede llegar a pasar y demás, pero sé que era inevitable. Tarde o temprano iba a pasar, con Luifa también y con quien sea. En mi caso prefiero valorar lo que tuve, lo que viví y eso es espectacular.
- ¿Cómo ves el futuro de la selección?
. El tiempo dirá.
- Te costó mucho tomar esta decisión, pero ¿finalmente este torneo te la hizo fácil?
. Venía bastante digerido el tema. El próximo Mundial está a tres años, voy a tener 42. Lo mismo dije después de Londres, pero bueno... ahora es definitivamente otra cosa. Saben que el Juego Olímpico para mi es especial, quería vivirlo de nuevo y si llegaba en condiciones físicas y mentales de seguir disfrutando el deporte, lo iba a hacer. Lo pude hacer y es como un regalito, un gustito que me pude dar. Estoy feliz de haber estado acá, de haberlo jugado entero, sano, porque la verdad que por momentos estaba preocupado. En Las Vegas no sabía que iba a pasar, porque no podía entrenar, me sentía fuera de forma, me dolía la pierna... si me muevo un mes atrás, estoy contento por como se dieron las cosas.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor