EEUU bajó a Francia y buscará su sexto oro consecutivo

Estados Unidos venció a Francia por 86-67 en la segunda semifinal y estará nuevamente en una final olímpica. Ya lleva 48 victorias olímpicas al hilo.



Mucha gente discute si el verdadero Dream Team de Estados Unidos es el de las figuras NBA que anoche eliminaron a Argentina o si es este, el del femenino, el que sigue dando pasos muy sólidos dentro de Río y que este jueves acaba de meterse por sexta vez consectuvia a una final olímpica. Todo gira en torno a las chicas de Geno Auriemma, que ahora vencieron a Francia por 86-67 para llegar a la definición del torneo.

Estados Unidos ya es abonada fija a las finales, sean olímpicas o mundiales y no sorprende. Hablamos de un básquet en nivel superlativo a nivel femenino, un momento que claramente es mejor que el de los varones (aunque acá no son tan habituales las renuncias). De todas en el aire circula ese clima de cultura, esa dinastía que Estados Unidos ha labrado no solo a base de rendimientos altísimos sino también al fantasma que se ha creado por su enorme superioridad.

Y la cuenta es fácil: con el partido de este jueves, las americanas llegaron a la alucinante cifra de 48 victorias consecutivas dentro de unos olímpicos. Jerarquía pura, con jugadoras que ya marcaron una era y siguen haciéndolo, dentro de una racha abrumadora que no parece que va a quebrarse en estos Juegos en Río.

Hoy se reeditó la final del 2012, con los mismos protagonistas que dieron cierre a aquellos Juegos en Londres pero con equipos en diferentes momentos. La Francia de aquel entonces sí tenía a Celine Dumerc, que en esta cita de Río ha sido una de las grandes y más sentidas ausencias por lesión, y eso quiérase o no cambió bastante la ecuación en la previa, porque el seleccionado galo ha sentido la baja de su base estrella durante todo este torneo y contra un rival de la calidad como Estados Unidos su ausencia iba a ser más que notoria.

Estados Unidos, independientemente de algunas jugadoras importantes que no se repiten del 2012 a hoy (acá en Río no está Candace Parker por ejemplo, quien justamente fue la goleadora y mejor rebotera de la final en Londres), se sabe de su material inagotable y el hecho más decisivo es que no cambió a su líder natural: Diana Taurasi.




Con su escolta súper estrella como eje, varios nombres de exquisita jerarquía estuvieron a su alrededor, repetidas (Sue Bird, Maya Moore, Tamika Catchings, Lindsay Whalen, Angel McCoughtry, Seimone Augustus, Sylvia Fowles y Tina Charles) o no (Brittney Griner, Elena Delle Donne y Breanna Stewart). El resultado fue el mismo, y la victoria volvió a caer del lado americano.

Pero de todas formas Francia le plantó cara. A pesar del tremendo desgaste que hizo 48 horas antes frente a Canadá, el seleccionado de Valerie Garnier salió a jugarle de igual a igual como potencia que es y propuso un juego más que atractivo durante casi media hora. La tarea de Isabelle Yacoubou fue vital en el inicio, aunque Estados Unidos se terminó llevando el primer episodio por 19-15.

La historia siguió pareja en el siguiente episodio, destacándose puntos altos como Sandrine Gruda y Amel Bouderra en Francia, y la calidad individidual de Estados Unidos con Moore, Taurasi y compañía. La ventaja de las americanas siguió siendo de cuatro tantos (40-36) al entrar al entretiempo. Parecía un temblor, aunque en el aire seguía latente esa sensación de que una vez que las norteamericanas apretasen el acelerador se acabaría el partido.

Lo de Marine Johannes fue simplemente genial, una pieza algo tapada pero afiladísima, sosteniendo a Francia por varios momentos y teniendo sus picos de rendimiento entre el segundo y tercer periodo. Sin embargo en el arranque del complemento Estados Unidos finalmente apretó y cambió de marcha, subiendo su ritmo y mejorando su efectividad para meter un descomunal parcial de 25 a 8. Era lo que se esperaba y ya no hubo punto de retorno para Francia, que pasó a perder por 65-44 al ingresar al último episodio. Lo demás fue un trámite, con las de Auriemma cerrándolo cómodamente.


Taurasi terminó como la máxima anotadora del encuentro con 18 puntos (6/12 de cancha, marrando únicamente desde los triples), además de registrar 5 rebotes y 4 asistencias. Moore aportó su habitual cuota goleadora con 15 tantos, mientras que Fowles (12 unidades y 9 tableros), Augustus (10 y 6) y Griner (10 y 6) también hicieron su aporte. Como se esperaba Bird no fue de la partida, siendo preservada después del esguince de rodilla que sufrió el pasado martes ante Japón. En Francia Yacoubou finalizó con 14 unidades y 5 rebotes, sumándose al muy buen trabajo de Johannes, Gruda y Sarah Michel.

Estados Unidos está en una nueva final, y ahora el rival será España desde las 15:30 del sábado. En la antesala a la gran definición se estarán midiendo Francia y Serbia, a las 11:30 y con otro duelo más que prometedor. Así se bajará el telón de una nueva experiencia olímpica, emotiva como siempre y que quedará en recuerdo de todos.

FM ENERGIA EN VIVO ...



Sponsor

Sponsor

Sponsor

Sponsor